Sería muy fácil y cómodo resumir este post con un simple: enciende un ventilador o ponte aire acondicionado. Pero no. Queremos que aprendas a refrescar tu habitación en verano sin el consumo de electricidad. Lo puedes lograr. Las temperaturas seguirán subiendo, estaría bien que tuvieras estos trucos en cuenta.

El verano ya está aquí, aunque el calor hace ya algunas semanas que hizo acto de presencia. Y en pocos días, llegará julio el que es el mes más caluroso del año. Según la serie histórica incluso más que agosto. ¿Está preparada tu casa para las olas de calor que se avecinan? Te contamos algunos trucos para refrescar tu habitación o el dormitorio juvenil en verano, sin aparatos eléctricos de por medio.

Apuesta por el blanco para la decoración de tu habitación. Las sábanas finas y blancas inhiben mejor la subida de la temperatura de nuestro cuerpo propiciándonos un mejor y más llevadero descanso. También ocurre lo mismo con las paredes. Si vas a pintarlas, el blanco es el color ideal para pintar tu habitación y el que mejor resiste el calor.

En la parte exterior de tu habitación, pon un toldo ya que este servirá de barrera a los rayos ultravioletas pudiendo incluso bajar hasta 6 grados la temperatura de dentro de tu habitación. Mantén también las persianas bajadas y, cómo no, las ventanas cerradas para que no entre el calor. No te preocupes si no tienes dinero o no puedo poner un aire acondicionado en tu habitación estos trucos para refrescar tu habitación en verano te ayudarán.  Además, salen más baratos.

Refresca tu habitación desnudando el sueldo, eso quiere decir quitando las alfombras y guardarlas hasta el otoño. Incluso si vas a pintar el suelo de casa, sea de cerámica o madera, apuesta por el siempre socorrido blanco o en su defecto colores más suaves. Otra opción es apostar por las alfombras de verano para la habitación. Las fibras naturales como el coco o la lana son autorreguladoras del calor. Las alfombras de plástico y PVC son otra alternativa.

En verano, sin duda, guarda tus bastas cortinas en una caja. Y es que otro de los trucos para refrescar tu habitación en verano es comprar visillos o telas frescas, como linos y algodones. Evita la decoración en flores y opta por las rayas. Quizás te parecerá un detalle sin importancia pero está comprobado que psicológicamente ofrecen una sensación de menos calor. También existen las telas térmicas que absorben el calor durante el día. Y si estás decorándote la habitación en esta época del año, opta por el mimbre. Si tuvieras sitio en tu habitación para un sillón o sofá, telas blancas de algodón para cubrirlos. No hay duda. No se te pegará el asiento.

Como hemos apuntado anteriormente juega en verano con la psicología. Opta por decorar tu habitación en verano con platas alegres y de temporada. Aportan frescura, alegría y espontaneidad a tu casa.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para cookies y política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies